Números anteriores

Editorial

Estiba36-Foto V Acuerdo-300El V Acuerdo para la regulación de las relaciones laborales en el sector de la estiba portuaria ya es una realidad. Los delegados de Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios dieron su visto bueno al texto en el marco de la celebración de su 43 Asamblea, en el puerto de Las Palmas el 6 de abril de 2022.

Dos días después, el 8 de marzo, la mesa negociadora del llamado V Acuerdo Marco –formado por sindicatos y la patronal– mantenía una reunión de carácter telemático para dar el SI definitivo al texto.

Antolín Goya, el coordinador general, calificó el día de “histórico”, a la vez que agradecía a los miembros de la Comisión Negociadora el trabajo, los desvelos, la dedicación y la responsabilidad demostrada durante todo este proceso, así como al equipo técnico que trabajó de manera paralela.

Un nuevo comienzo que ha supuesto tres reformas legales, varias consultas a la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) y a la Comisión Europea, una intensa labor con varios ministerios para poder llegar a una norma clara, como es la última Ley donde se regulan los Centros Portuarios de Empleo (CPE).

Además, se ha tenido que atender al contenido de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el IV Acuerdo Marco y, finalmente, se ha adaptado el documento a la nueva ley de Reforma Laboral, recién entrada en vigor.

Un largo camino que ha permitido contar con “un texto sólido y robusto para dar el paso adelante y firmarlo”, dijo Goya, y tener un convenio nacional que aporta la cobertura suficiente para que los puertos puedan seguir desarrollando su actividad con la normalidad debida.

En Coordinadora se sabe que los problemas no se acaban totalmente. Goya ha recordado que “no cree que haya ningún convenio colectivo que haya estado sometido a este nivel de vigilancia y a este nivel de presión”.

Pero se ha logrado una norma clara y definida, que va a permitir dar estabilidad a los tráficos portuarios, sumar calidad al servicio que desarrollan los estibadores, así como aportar la seguridad para el servicio y los profesionales que la llevan a cabo.

El coordinador general en los días previos a esta firma ofreció diferentes declaraciones en medios de comunicación, en los que destacó que “un sector tan estratégico, sin una norma jurídica que le de seguridad, sin un convenio que regule el funcionamiento es muy duro no solo para los profesionales, sino incluso para las empresas que desean invertir en el país o consolidar su negocio”.

“El negocio de los puertos necesita que se le ofrezca un buen servicio, con buenas infraestructuras, con un personal muy cualificado, pero sobre todo tener seguridad y tranquilidad”, añadió.

El siguiente paso será la adaptación de los convenios colectivos de los puertos al acuerdo marco, pero siempre bajo el paraguas de una norma clara que el sector ha logrado siendo conscientes de la responsabilidad y del papel social y económico que le corresponde.